lunes, 1 de diciembre de 2008

Aquellos diítas afuera

La imágen apenas es una idea. La que quiero, queremos, que sea.
La imágen no siempre es la realidad.
La puedo armar y si quiero desarmar.
La imágen puede ser una mentira,
ES una mentira, real.
Juego, jugamos, jugás.
Nunca se me brindó algo tan perfecto como la fotografía
para jugar con mi mayor debilidad y a la vez inquietud
como lo es el tiempo.
No dejo de sorprenderme un solo día del
poder que nos dá
para registrar y congelar todo lo que querramos.
No es maravilosa?

5 comentarios:

ElSinTierra dijo...

Me gusta el movimiento que tiene, como las manos dirigen la mirada al centro, hacia la cara echada un poco hacia delante y el contraste de la ropa oscura con la lona del iglú.
Es muy chula y un pelín inquietante.

Lorena dijo...

El poder hacer y deshacer la realidad que queremos por un instante.
El placer de jugar con el tiempo y con la luz, con la existencia e inmortalizar...nada más, nada menos.
Jugar, siempre.
¿Hay algo mejor que jugar siempre?
"Nunca se me brindó algo tan perfecto como la fotografía para jugar con mi mayor debilidad" es la perfecta definición.
Gracias siempre por dejarme "jugar en tu vereda"

Paula dijo...

gracias lore. sabemos las dos lo que se siente, creo que siempre estamos paradas respecto de este tema, en la misma vereda, un día jugando en la tuya, otro en la mía. Agradezco siempre tu compañerismo y lo común que nos junta: esto de "fotear".

Paula dijo...

El sintierra, la foto hasta parece diabólica...pero en su momento hacerla fue muy divertido! gracias por haberme comentado siempre.
Un abrazo. hasta siempre.

Mariní dijo...

...es maravillosa
y mas aún
como podés
vos
y nosotros disfrutarla así
como en este momento yo lo hago!

me resulta esto
también tan
SORPRENDENTE
esa pasión
del fuego VERDADERO

encendido aquí

si que es Maravilla de la vida....

abrazo

MARINÍ